Crisis de lactancia: Los “baches” durante la lactancia materna

Crisis de lactancia: Los “baches” durante la lactancia materna

Existen periodos en los que los bebés parecen no estar satisfechos con el pecho, pero forman parte del ciclo natural del amamantamiento, En el siguiente artículo Clémentine & Bastièn te cuenta todo lo que debes saber sobre La crisis de lactancia y los “baches” durante la lactancia materna.

Crisis de lactancia: Los “baches” durante la lactancia materna

La producción de leche en la madre se regula mediante la demanda del bebé; cuanto más mame mayor producción.

Durante los primeros días de vida, los bebés suelen hacer tomas muy frecuentes (entre 8 y 12). En las semanas siguientes, comienzan a alternar periodos de menor demanda con periodos en los que el bebé pide mamar más veces.

Poco a poco y durante las primeras semanas, se van organizando las tomas en un ritmo más pausado, junto con otros momentos en los que el bebé quiere tomar más veces, adecuándose la producción de leche a la demanda del niño.

No obstante, existen fases en los que los bebés parecen no estar satisfechos con el pecho, comportamiento que causa ansiedad importante en las madres. Son las denominadas “Crisis de lactancia”. Suelen explicarse por la presencia de picos o brotes de crecimiento en los que el bebé demanda más tomas para obtener más leche.

Es importante conocer que estos periodos forman parte del ciclo natural del amamantamiento, para no caer en la tentación de iniciar la suplementación con fórmula o incluso plantear el inicio del destete.

La mayoría de los bebés presentan estos “baches” a edades similares, lo cual nos permite mejor conocimiento e identificación de los mismos.

Crisis de las 3 semanas

Crisis de lactancia: Los “baches” durante la lactancia materna

El bebé comienza a demandar el pecho con mucha frecuencia, durante 3-4 días, hasta aumentar de forma óptima la producción de leche de su madre.

Las causas reales de la crisis de los tres meses

En la mayoría de los casos, ninguno de esos síntomas indica en realidad un problema. Son situaciones normales en esta época, que se pueden superar con un poco de paciencia y sin que haga falta complementar la alimentación del bebé con leche de fórmula. Pero entonces, ¿a qué se deben estos signos?

Por un lado, a los tres meses de vida el niño ha aprendido la técnica de la succión. Por eso, las tomas son más breves, ya que necesita menos tiempo para extraer toda la leche que necesita.

Del mismo modo, a estas alturas el cuerpo de la madre ha modificado «el sistema de producción de leche para optimizar el proceso. En lugar de que los pechos estén llenos de leche todo el tiempo, la glándula mamaria la produce en el momento en que el bebé la requiere. De ahí que los pechos estén más blandos y también de que, a veces, los niños se irriten un poco al principio de la toma. Y es que mientras antes obtenían la leche al comenzar a mamar, ahora deben succionar durante un par de minutos para obtenerla. Pero, después del disgusto inicial, aprenden enseguida el nuevo mecanismo.

Crisis de lactancia: Los “baches” durante la lactancia materna

Y si las tomas son más caóticas, se debe a que, a estas alturas, la vista y el oído del pequeño alcanzan un grado de desarrollo que le permiten percibir mucho mejor el mundo que le rodea. De manera que, si antes solo veía la cara de su madre, a partir de los tres meses se distrae ante cualquier objeto o sonido que le llame la atención. Es decir, es parte del desarrollo normal del bebé.

Crisis del mes y medio de vida

De nuevo, el niño necesita incrementar la cantidad de leche, demandando mayor número de tomas. Se produce una alteración en su conducta, poniéndose nervioso al pecho, dando tirones, llorando mientras mama…Pasada una semana suele normalizarse todo, volviendo al patrón de lactancia anterior a la crisis.

Crisis de los 3 meses

Puede durar de 3 semanas a un mes. Esta crisis posee unas características especiales:

✓ Con frecuencia, el bebé comienza a llorar al poco tiempo de haber comenzado a mamar, dando la sensación de que rechaza el pecho.

✓ El bebé recorta la duración de las tomas (apenas 5 minutos) y el ritmo de demanda es más irregular. A esta edad, la capacidad de succión de los bebés mejora mucho y son capaces de extraer la leche que necesitan en menos tiempo.

✓ La madre nota los pechos blandos, debido a que a esa edad la producción de leche se ajusta a las necesidades del niño y además el bebé vacía el pecho con mayor rapidez y eficacia.

✓ Se distrae mamando: le interesa más lo que ocurre a su alrededor que la comida.

✓ Disminuye la ganancia de peso habitual, ya que conforme el bebé crece, se enlentece de manera natural la velocidad de crecimiento.

Todo ello viene a reforzar la idea a la madre de que su producción de leche ha disminuido, de que el bebé la rechaza y de que no se está nutriendo bien, por lo que la crisis de los tres meses es con frecuencia el momento en el que se inicia la suplementación con leche artificial, siempre consulta con tu pediatra antes de introducir nuevos alimentos en la dieta de tu bebé.

Como sugerencias para afrontar una crisis de lactancia, es importante:

Crisis de lactancia: Los “baches” durante la lactancia materna

✓ Conocer sus causas, momentos de aparición y características de transitoriedad.

✓ Intentar adaptarse a la demanda del bebé. Si pide mamar con más frecuencia, ponerlo al pecho cada vez que lo pida, aumentado así la producción de leche.

✓ No es conveniente insistir ni forzar al niño a mamar. Esto puede desembocar en un rechazo real del pecho.

✓ Durante la crisis puede ser útil buscar un entorno tranquilo, poco luminoso y en silencio.

¡Puedes leer más artículos similares Crisis de lactancia: Los “baches” durante la lactancia materna en el Blog de Clémentine & Bastièn!

Fuente: En Familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Clémentine & Bastièn

Tienda de productos para bebes


Abrir chat