Como evitar la deshidratación de tu bebé este verano

Como evitar la deshidratación de tu bebé este verano

El mejor tratamiento para la deshidratación de tu bebé es la prevención. Ante el exceso de calor durante este verano , las posibles diarreas o vómitos, es mejor estar precavido.

 

Como evitar la deshidratación de tu bebé este verano

 

Más riesgo en los bebés

 

La razón fundamental de que la deshidratación sea un problema común en los bebés es la inmadurez de su sistema renal, que tiene poca capacidad de concentración de la orina, por lo que hace pis con más frecuencia y en mayor cantidad. Y, además, no le resulta fácil mantener esa alta proporción de agua en su organismo, que en los niños mayores y en los adultos representa ya el 60 por ciento de su masa corporal.

 

Los problemas gastrointestinales –sobre todo las diarreas y los vómitos– son las principales causas de deshidratación, pero no son las únicas. Por ejemplo, en verano hay que estar especialmente atentos al exceso de calor que provoca sudor y pérdidas de agua.

 

Y no se puede olvidar un problema que hace 30 años era muy habitual, pero que afortunadamente ya no lo es: la preparación incorrecta de los biberones. Si se añaden más medidas de leche en polvo de los que recomienda el prospecto del producto o de los prescritos por el pediatra, la proporción entre el aporte de líquido y las sales minerales será inadecuada para el frágil organismo del bebé.

 

Como evitar la deshidratación de tu bebé este verano

 

¿Tiene deshidratación?

 

El síntoma más claro de deshidratación es la sequedad de la boca. Pero como en un niño de pocos meses esto es muy difícil de detectar, es preciso estar atenta a otros signos como el decaimiento, ausencia de lágrimas al llorar o hundimiento de los ojos.

 

La pérdida de peso es otro síntoma que el médico tendrá en cuenta para diagnosticar una deshidratación. Así, un lactante que ha perdido el 5 por ciento de su peso corporal tiene una deshidratación leve; si está entre el 5 y 10 por ciento, es moderada y si es más del 10 por ciento, grave. Cuando la pérdida de líquidos es severa, el pediatra recomendará suero oral, rico en sales minerales y agua para comenzar la rehidratación. La inmensa mayoría de los casos de deshidratación que llegan a las consultas médicas son leves.

 

Como evitar la deshidratación de tu bebé este verano

 

Motivos para estar muy atento

 

El organismo de un recién nacido está formado por agua. Tanto que representa hasta el 80 por ciento de su peso corporal. Es, por tanto, un líquido precioso para el bebé, que tiene que guardar un equilibrio con el resto de elementos de su cuerpo. Y cuando ese equilibrio se rompe, se produce la deshidratación. Los expertos dicen que el mejor tratamiento es la prevención: dar el bebé la suficiente cantidad de líquidos, evitar exponerle a un excesivo calor y acudir al pediatra si el bebé presenta un problema de salud o pierde más agua de lo normal.

 

Si tu bebé tiene o ha tenido recientemente diarrea o vómitos, está claro que necesita más aporte de líquidos. Por eso, ante una pérdida excesiva de agua causada por problemas gastrointestinales o por un aumento de la sudoración, debes incrementar la ingesta de líquidos.

 

Es recomendable hacerlo, incluso, en aquellos bebés que aún toman leche materna; una leche que, en situaciones normales, contiene la suficiente cantidad de agua para satisfacer las necesidades del pequeño.

 

Recuerda que no debes forzarle a tomarla; limítate a ofrecérsela: si él tiene sed, la beberá. En verano, la prevención debe ir más allá: además de aumentar el aporte de líquidos, evita la exposición prolongada al sol, no permanezcas con tu bebé en el exterior en las horas centrales del día y procura no someterlo a cambios bruscos de temperatura, que aumentan la sudoración.

 

Como evitar la deshidratación de tu bebé este verano

 

Compartimos una práctica y refrescante receta para tu bebé, ideal para preparar este verano.

 

Paletas de Fresas y Peras

 

De 12 a 18 meses

 

Las fresas, como otras frutas, son alimentos indispensables en la alimentación de tu bebé. Aportan poca energía, son ricas en fibra, en vitaminas y minerales, y poseen fitonutrientes que ayudan a proteger a tu bebé frente a enfermedades.

 

La pera también es un fruta muy completa y beneficiosa para la salud de tu bebé. Tiene un alto contenido de potasio, que actúa con el calcio en la formación ósea del bebé, con un bajo contenido en hidratos de carbono y sodio tambien tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias por lo que su consumo (bien maduras) está indicado para los trastornos digestivos como la diarrea.

 

Es además fuente de vitamina C, ácido fólico y betacaroteno, siendo un alimento ideal para la vista, la piel y las defensas.

 

El consumo de, por lo menos, 5 raciones de fruta al día, contribuye a que los niños tengan una alimentación equilibrada y adecuada.

 

Ingredientes

 

2 tazas de fresas cortadas

 

2 tazas de peras o manzanas en cubos

 

1 cucharadita de canela

 

Instrucciones

 

1. Coloque todos los ingredientes en el Babycook.

 

2. Licuar hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.

 

3. Vierta el contenido en un multiporciones Béaba.

 

4. Dejar en el congelador durante 2 horas.

 

5. Retira y disfruta.

 

Notas de receta

 

Consulta siempre con tu pediatra antes de introducir nuevos alimentos en la dieta de tu bebé.

 

Como evitar la deshidratación de tu bebé este verano

 

Fuente:

 

Como evitar la deshidratación en bebés

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Clémentine & Bastièn

Tienda de productos para bebes


Abrir chat