¿Cómo cuidar la columna vertebral de mi bebé?

¿Cómo cuidar la columna vertebral de mi bebé?

Como padres, nos solemos preguntar si la forma en que manejamos a nuestros bebés es apropiada y si dañaría su pequeña columna vertebral. Este tema es desconocido para la mayoría de los padres, el proceso de nacimiento puede haber sido un evento estresante y/o traumático para su hijo. Los doctores podrían haber torcido y jalado el cuello al salir del canal de parto. Si bien esto puede ser inevitable para algunos, cualquier forma de torcer y jalar el cuello puede ser perjudicial para sus pequeñas espinas.

 

En el siguiente artículo  Clémentine & Bastièn te cuenta Cómo cuidar la columna vertebral de tu bebe.

 

¿Cómo cuidar la columna vertebral de mi bebé?

 

En un estudio realizado por especialistas,  en 200 bebés, el 95% de los bebés tienen una desalineación en el primer hueso del cuello el día del nacimiento. La columna vertebral de un bebé también puede estar sometida a tensiones antes de nacer, ya que el bebé puede estar en una posición no tan ideal en el útero de la madre.

 

Esto es a menudo el resultado de una pelvis (cadera) que está torcida, lo cual es común en la mayoría de las personas. Una pelvis retorcida puede sucederle a cualquiera y, a menudo, es una acumulación del impacto de eventos de la vida como caídas o malas posturas, las que pueden haber sucedido desde la infancia. Esto puede causar restricciones en el útero, que alberga al bebé. Basta decir que, sin tales restricciones en el útero, el trabajo de parto puede ser más fácil y el bebé puede desarrollar su potencial óptimo.

 

No podemos negar que los padres primerizos generalmente no tienen las mejores habilidades o conocimientos cuando se trata de manejar a un bebé. Si bien podemos hacer nuestro mejor esfuerzo y ser lo más cautelosos posible mientras manejamos a nuestro bebé, sin saberlo podemos agregar más estrés a su columna vertebral.

 

Consejos para cuidar la columna vertebral de tu bebé

 

✔ Cuando levante a su bebé, siempre sostenga la espalda y el cuello con las manos. Levante a su hijo agarrando el cuerpo debajo del brazo.
✔ Use un asiento de automóvil aprobado que soporte la cabeza y el cuello de su hijo.
✔ No ponga a su bebé en un andador antes de que esté listo para caminar. Esto puede someter su espalda baja a un estrés innecesario e incluso causar una fractura cuando no están listos para la fuerza de la gravedad.
✔ No arroje a su hijo al aire, ya que esto puede causar una lesión por latigazo cervical en su frágil cuello.
✔ Al cambiar el pañal, no levantar las piernas y las caderas demasiado alto, ya que esta acción de flexión puede introducir un estrés poco saludable en su columna vertebral y causar una desalineación.
✔ Proporcione a su hijo una cama que sea firme.
✔ Asegúrese de que su hijo tenga una dieta bien balanceada.
✔ Inculcar buenos hábitos posturales. Corríjalos cuando los veas encorvados. Cultive un hábito saludable antes de que sea difícil de corregir.
✔ Y, por supuesto, programe un chequeo regular de la columna vertebral con un quiropráctico para asegurarse de que la columna vertebral de su hijo se desarrolle adecuadamente y su capacidad para crecer a su potencial óptimo no se vea afectada.

 

¿Cómo cuidar la columna vertebral de mi bebé?

 

Dado que puede producirse un traumatismo espinal significativo al nacer o antes de este, muchos padres bien informados eligen que un quiropráctico evalúe la columna vertebral de su recién nacido poco después del nacimiento. Muchos hitos del desarrollo, como aprender a sostener la cabeza, sentarse erguido, gatear y caminar, son actividades que pueden verse afectadas por desalineaciones en la columna vertebral y son momentos importantes para que un quiropráctico mire a un niño.

 

Además, las caídas, las lesiones deportivas, las mochilas escolares pesadas y el estar sentado todo el día en el aula son estreses físicos para la columna vertebral y el sistema nervioso del niño en crecimiento.

 

Puede ser difícil para un padre reconocer cuando la columna vertebral de un niño no funciona correctamente a menos que el niño tenga un problema obvio. Sin embargo, hay algunos signos que pueden indicar problemas en sus espinas y estos incluyen movimientos limitados de la cabeza o el cuello hacia un lado, hombros desiguales donde un lado es más alto que el otro, patrones de sueño alterados y dificultades para amamantar a una edad muy temprana.

 

Desconocido para la mayoría de los padres, los trastornos comunes de la infancia también pueden estar relacionados con la disfunción espinal y estos incluyen:

 

✔ Escoliosis
✔ Dolores de garganta y resfriados persistentes
✔ Infecciones recurrentes del oído
✔ Mojar la cama y / o estreñimiento
✔ Cólico / reflujo
✔ Asma
✔ TDAH
✔ Dolores de cabeza

 

A diferencia de los adultos, los bebés no pueden expresar verbalmente molestias o tensiones en las espinas. La forma más conveniente para que lo hagan es llorar. Independientemente de lo que pueda significar el llanto de un bebé, puede ser una buena idea llevar a su bebé a un quiropráctico para que le evalúen la columna vertebral.

 

Puedes leer más artículos similares a ¿Cómo cuidar la columna vertebral de mi bebe? ,en el Blog de Clémentine & Bastièn!

 

Fuente: The new age parents

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Clémentine & Bastièn

Tienda de productos para bebes


Abrir chat