El hipo: qué hacer y qué no hacer

El hipo: qué hacer y qué no hacer

El hipo es un trastorno muy común en los bebés. En el siguiente artículo, conozcamos sus causas, qué puedes y que no puedes hacer para quitar el hipo al bebé y de qué manera prevenirlo.

 

El hipo: qué hacer y qué no hacer

 

El hipo del bebé se debe a una repentina contracción del diafragma, que empuja el aire en los pulmones causando el cierre de las cuerdas vocales y produciendo un ruido característico. En la mayoría de los casos, aparece sin un motivo preciso y, desde el punto médico, no reviste ningún significado particular.

 

Causas del hipo en bebés

 

Una indigestión o el hecho de tener el estómago demasiado lleno pueden causar la comprensión del diafragma y, como consecuencia, el hipo del bebé. Por el mismo motivo, el hipo se manifiesta, sobre todo, si se beben demasiadas bebidas gaseosas. Es frecuente, especialmente, en los primeros meses del bebé, puesto que, en el lactante, el cardias, la válvula que comunica el esófago con el estómago, aún no se ha desarrollado por completo y, por lo tanto, no se cierra perfectamente.

 

El hipo también puede aparecer después de una crisis de llanto, después de una regurgitación o cuando el niño come demasiado rápido: en todas estas situaciones, el niño traga mucho aire y esto es lo que provoca el hipo.

 

El hipo: qué hacer y qué no hacer

 

Cómo quitar el hipo del bebé

 

En el caso de que se trate de un lactante, para hacer cesar el hipo, se le pueden ofrecer algunas cucharadas de agua, ponerlo al pecho durante algunos segundos o darle el biberón.

 

Qué puedes hacer

 

La mejor forma de hacer pasar el hipo al pequeño consiste en administrar una cucharada de agua.

 

Otro remedio eficaz para hacer desaparecer el hipo es acariciar la nariz del niño con delicadeza, para hacerle estornudar. El estornudo relajará el diafragma y facilitará la desaparición del trastorno.

 

Si el hipo aparece en una pausa durante la toma, es suficiente con dar el pecho o el biberón al pequeño: el ritmo natural con el que el niño traga le ayudará a regular su respiración, haciendo que el hipo cese.

 

Qué NO debes hacer

 

Ofrecer al niño agua con gas suele aumentar el hipo.

 

Distraer al pequeño, por ejemplo, haciéndo que mire alguna cosa que hay por encima de su cabeza, resulta totalmente inútil.

 

Tapar la nariz al niño, con el fin de que contenga la respiración o, peor todavía, darle un susto, sólo puede tener como resultado un llanto desesperado.

 

Recuerda que el clásico remedio que consiste en administrar al niño algunas gotas de limón, no es bueno porque se trata de un alimento demasiado ácido para el pequeño.

 

5 formas de prevención del hipo si el bebé toma biberón

 

El hipo: qué hacer y qué no hacer

 

Lo primero que hay que hacer es intentar evitar que el pequeño regurgite inmediatamente después de la toma o en el intervalo entre una toma y otra, cosa que sucede más fácilmente si el bebé ingiere aire. En efecto, al hacer el eructo, el niño también expulsa leche. La clave para evitar el hipo reside en elegir el mejor biberón para tu pequeño y poner en práctica estos consejos:

 

En Clémentine & Bastièn encontrarás los mejores biberones anticólicos.

 

1. Si el pequeño toma leche de fórmula, es importante prestar mucha atención a la inclinación del biberón: la tetina siempre debe estar llena de leche y tener un flujo regular.

 

2. Es importante controlar que el flujo de leche que sale es el adecuado: con el biberón boca abajo, las gotas de leche deben caer a un ritmo continuado.

 

3. Los agujeros de la tetina no deben ser demasiado pequeños. El niño, al esforzarse por succionar, acabaría por tragar una gran cantidad de aire.

 

4. Se debe utilizar siempre un biberón y una tetina antihipo.

 

5. Durante la introducción de nuevos alimentos en su dieta, hay que controlar que el pequeño mastique bien y coma lentamente, con el fin de que trague el menor aire posible.

 

¿Cuándo dirigirse al pediatra?

 

El hipo: qué hacer y qué no hacer

 

Se puede consultar al pediatra en los siguientes casos:

 

Si el hipo dura más de tres horas: el tiempo necesario para que el estómago se vacíe.

 

Si el niño está sufriendo: llora, está inquieto y tiene fiebre.

 

Puedes leer más artículos similares a El hipo: qué hacer y qué no hacer en el Blog de Clémentine & Bastièn!

 

Fuente: Mi Bebé y yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Clémentine & Bastièn

Tienda de productos para bebes


Abrir chat