¿Hora de probar algo nuevo?

¿Hora de probar algo nuevo?

SABROSOS CONSEJOS PARA PEQUEÑAS BARRIGAS

Los niños son quisquillosos cuando tienen que probar nuevas comidas . . ¿Es cierto?

Has pasado horas en la cocina. Bueno, quizá no hayas pasado horas cocinando, pero si te has propuesto que tu pequeño angelito pruebe algo nuevo para comer hoy. Muchos padres pueden identificarse con la frustración de ver a sus hijos negarse a probar una nueva comida, o escupirla sin ni siquiera intentar descubrir su sabor.

¡Puaj no quiero!

Es importante tener en cuenta que los niños necesitan probar la misma comida hasta 10 veces antes de aprender a apreciarla, explica Britt Marlene Kasin, consejera en alimentación y nutrición.

Como adultos, es bueno saber esto a la hora de lidiar con los “puaj” o los “no”. A veces podemos pensar que los niños son difíciles a causa de nuestras propias expectativas sobre cómo deberían comportarse, añade Kasin, responsable de contenido de matstart.no, un sitio web con recetas para niños jóvenes donde se fomenta el placer de comer y la participación.

“Los niños necesitan probar la misma comida hasta diez veces antes de aprender a apreciarla”

ESCEPTISMO NATURAL

Pasar de la leche materna a la comida sólida es un gran cambio para el bebé. Tiene que adaptarse a nuevas y desconocidas consistencias. Todos los niños necesitan aprender también a apreciar nuevos sabores. ¿Recuerdas la primera vez que probaste el café? Hicieron falta varias tazas para acostumbrarte. En general, para poder apreciar una buena taza de café fuerte hay que empezar con un café con leche, o al menos con mucho azúcar.

Si se considera todo esto, es lógico que los niños sean desconfiados a veces, explica la consejera en nutrición.

El café es amargo y todos somos naturalmente prudentes con lo amargo.

Normalmente es difícil que los niños prueben sabores amargos como los presentes en el brócoli y de otras verduras. Se cree que esto se debe a que las plantas venenosas en la naturaleza también son amargas. Es una precaución natural que he persistido en nosotros a lo largo de la evolución, explica Kasin.

INCLINACIÓN POR LO DULCE Y ANTOJO POR LO SALADO

Desde el nacimiento tenemos una preferencia natural por los gustos básicos dulce y salado.

El liquido amniótico es salado, mientras que la leche materna es dulce.

La sal, en su justa cantidad, es necesaria para el organismo. Desde un punto de vista evolutivo, sería perjudicial si al bebé no le gustara el sabor dulce de la leche materna, dice Kasin.

Esto podría explicar por que las cosas dulces son tan populares mientras otras comidas son mucho más difíciles de apreciar.

La paciencia es la clave para quienes desean enseñar a sus niños a apreciar una dieta variada.

No te rindas, pero tampoco presiones a tu hijo para que coma. Si el niño se siente presionado, pueden surgir emociones negativas a la hora de sentarse a comer. La comida debería ser un momento normal del día, y los niños, en general, comen lo necesario. No te preocupes.

Si tu hijo no cena, por lo general lo compensará luego con un refrigerio a la noche.

hora probar algo nuevo

hora probar cosas nuevas

Britt Marlene Kasin / 2017 / Sabrosos consejos para pequeñas barrigas / Stokke Designed to be close / pag 34-35-36

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Clémentine & Bastièn

Tienda de productos para bebes


Abrir chat