¡Lávate las manos! Antes de tocar a un bebé...

¡Lávate las manos! Antes de tocar a un bebé…

Son muchos los bebés recién nacidos que se contagian de enfermedades de personas adultas solo porque no hay una buena higiene en las personas que tratan con los bebés. Parece una tontería, pero no lo es en absoluto. Un bebé es un ser muy frágil que si es contagiado por una enfermedad, por muy leve que sea en los adultos, puede llegar a ser mortal para un recién nacido. En este sentido, toda precaución es poca y lavarse las manos es primordial.

 

La importancia de lavarse las manos

 

Un acto tan simple como lavarse las manos antes de tratar a un bebé podría salvarle la vida. Son precauciones que todos los adultos deben tomar antes de tocar a un bebé. Hay enfermedades realmente graves que se pueden contagiar, pero otras leves en un adulto como una gastroenteritis o un resfriado pueden ser mortales para un bebé recién nacido.

 

*Gastroenteritis: Inflamación de las mucosas del estómago y del intestino que se da simultáneamente y es debida a una infección.

 

Sobre todo, durante los primeros meses de vida del bebé es necesario tener las manos siempre limpias para evitar transmitir enfermedades a los pequeños. Los bebés son seres muy vulnerables que pueden enfermar rápidamente y al tener un sistema inmune bastante débil que se recuperen rápidamente o con éxito puede ser bastante complicado, pueden requerir hospitalización inmediata en muchas ocasiones.

 

¡Lávate las manos! Antes de tocar a un bebé...

 

¿Cómo funciona el sistema inmunológico del bebé?

 

Si alguna vez has tenido un bebé a tu cargo, sabes que son muy frágiles y a menudo se enferman mucho más fácilmente que nosotros. Esto se debe a que su sistema inmunológico funciona de manera diferente, precisamente porque aún está en formación.

 

La gran mayoría de las muertes infantiles (alrededor del 50%) registradas en el mundo son bebés menores de 4 semanas de edad. Esto se debe a que cuanto más pequeño es el bebé, menor es su inmunidad y, en consecuencia, más frágil es.

 

Afortunadamente, toda esta fragilidad no significa que deba desesperarse o que su bebé pueda estar a punto de morir en cualquier momento. Sólo significa que se debe tener todo el cuidado necesario para asegurar que el sistema inmunológico de su bebé se fortalezca y se haga más fuerte durante su desarrollo.

 

Cómo y cuándo lavarse las manos

 

Las manos tendrás que lavártelas tantas veces como quieras coger al bebé. Sobre todo cuando le vayas a dar de comer, después de asearle o si te has tocado la nariz o la boca (por ejemplo, después de estornudar o de sonarte las secreciones nasales). Es importante que te laves las manos con agua y jabón para evitar la propagación de bacterias.

 

No te canses en decir a otras personas que interactúan con tu bebé que también lo hagan. Los hermanos mayores, los abuelos, los tíos o cualquier otra persona que toque a tu bebé en sus primeros meses de vida deberán tener las manos siempre bien limpias. Si además, alguien está enfermo de cualquier virus o bacteria deberá lavarse las manos con mayor frecuencia.

 

Aunque si hay alguna persona que tiene un virus infeccioso o alguna enfermedad viral, entonces más que lavarse las manos lo que resulta más importante es que simplemente no toque al bebé. Cuantas menos probabilidades haya de transmitir enfermedades al pequeño mucho mejor, y si deben estar unos días sin acercarse porque están enfermos, no pasa nada. Más vale prevenir que lamentar.

 

No tienes que sentir vergüenza en pedir a los abuelos o a otras visitas que se abstengan de tocar o acercarse a tu bebé si tienen las manos sucias, si no tienen posibilidad de lavárselas en ese momento o si tienen alguna enfermedad viral. Deben comprenderlo puesto que es por la salud y bienestar de tu bebé. No te sientas mal y si tienes que poner límites para que tu bebé no caiga enfermo, simplemente ponlos.

 

Todos podemos transmitir gérmenes

 

Aunque no se tenga ninguna enfermedad viral todos podemos transmitir gérmenes. Nos pasamos el día tocando cosas y objetos que también han tocado otras personas por lo que no podemos saber a ciencia cierta si tenemos las manos totalmente limpias o no, por lo que lavarlas siempre será una apuesta segura para salvaguardar la salud del recién nacido.

 

Si alguien te asegura que no necesita lavarse las manos porque no está enfermo, recuérdale con delicadeza que todos podemos transmitir gérmenes aunque no estemos enfermos.

 

Si por el motivo que sea en el lugar que te encuentras no hay agua y jabón, siempre será una buena opción tener en el bolso una botellita de desinfectante de manos. Desinfecta las manos al instante sin necesidad de usar agua y jabón y es una opción más que acertada sobre todo cuando sales a la calle a pasear y te encuentras con conocidos que quieren tocar a tu pequeño bebé.

 

Como ves, toda precaución es poca para que puedas proteger a tu bebé de los gérmenes de otras personas (y también de los tuyos propios). Tener las manos bien limpias es muy importante y todos los que están a tu alrededor deberán tenerlo presente si quieren tocar a tu bebé, cogerlo o incluso acariciarle la cara. Un bebé es vulnerable y hay que protegerle entre todos.

 

¡Lávate las manos! Antes de tocar a un bebé...

 

Fuente:

 

¿Por qué es importante lavar las manos cuando tratas con bebés?

 

https://eresmama.com/

 

https://eresmama.com/por-que-es-importante-lavar-las-manos-cuando-tratas-con-bebes/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Carrito (0)

Cart is empty No hay productos en tu carrito

Clémentine & Bastièn

Tienda de productos para bebes


Abrir chat